Blog

Qué tener en cuenta cuando se compra un coche adaptado para un niño

Cualquiera que se haya visto ante la necesidad de comprar un vehículo adaptado, ya sabrá que el mercado ofrece muchas posibilidades para elegir vehículo.

Por eso antes de hacerlo, habrá que ver las circunstancias de uso que se le van a dar al vehículo.

Tamaño del niño

El ancho de la silla de la silla de ruedas, la altura del niño/joven mientras está sentado en la silla de ruedas. Este tipo de datos son esenciales. Por ejemplo, si el niño/joven es alto y musculoso, seguramente una furgoneta con entrada accesible posterior debería ser la mejor de las soluciones.

Tamaño de ka familia

Una familia numerosa es probable que necesite un espacio extra, quizás, una furgoneta. En cambio, para familias más pequeñas -también se debería tener en cuenta la presencia circunstancial de amigos del niño/joven- un monovolumen estaría bien.

Grado de discapacidad del niño/joven

Por ejemplo, puede que el niño tenga un grado de discapacidad que requiera de un ventilador o una sonda de alimentación que, obviamente, también viaja en el vehículo.

Espacio para el cuidador (si se requiere)

Si alguno de los padres, o un cuidador, debiera prestar cuidados permanentes sería importante que esta persona contará con un espacio junto a la persona discapacitada. Prestar estos cuidados desde el asiento anterior, puede resultar poco operativo e incómodo. Eso sí, este asiento podría ser retirado para mejorar la movilidad de la persona discapacitada si así se necesitara.

Pensar en el futuro

¿Qué edad tiene su hijo/hija? ¿está aún en edad de crecer? La inversión de adaptar un vehículo para una persona discapacitada es alta, por lo que es probable que se quiera prolongar la vida del mismo durante algunos años. Puede que, cuando su hijo/hija, crezca quiera viajar en el asiento delantero… por lo que tenga en cuenta la posibilidad de comprar un vehículo con asiento delantero extraíble.